PARA MEJORAR LA PRODUCTIVIDAD: ORDENAR EL ESCRITORIO

0
132

¿Qué hay sobre tu escritorio? ¿Cinta adhesiva? ¿Una engrapadora? ¿Un diccionario? Aunque no lo creas, estos artículos comunes en una oficina pueden afectar seriamente tu flujo de trabajo. La realidad es que casi todos estos objetos son prescindibles, y lo único que hacen es estorbar nuestro campo visual.

Para limpiar tu escritorio, sigue la regla de “menos es más”: deshacerse de todo aquello que no sea esencial.

1. Herramientas de poco uso
Las herramientas que se usan menos de una vez al mes deben estar guardadas en un cajón. Si están sobre tu escritorio, ocupan espacio valioso que podría usarse para cosas que usas todos los días o para colocar objetos que te inspiren, como fotografías o frases.

2. Cables
Hoy día, muchos aparatos electrónicos no necesitan cables: el teclado, el mouse y hasta los audífonos son inalámbricos. Sin embargo, los cables que aún queden a la vista (del monitor o el teléfono fijo, por ejemplo) pueden crear basura visual. Busca la forma de esconderlos para que no figuren en tu paisaje.

3. Hojas apiladas
Tener un montón de archivos apilados podría parecer una maniobra productiva, pero en realidad tiene el efecto contrario. Muchas personas tienen una pila de hojas que esperan ser revisadas. Lo hacen para recordarse a sí mismas sus pendientes; pero el montón suele hacerse tan grande y desordenado que genera distracciones y preocupaciones, causando estrés y afectando la productividad.

4. Objetos varios

Tarjetas de presentación, notas de agradecimiento, chucherías, documentos viejos… estos objetos son como un peso muerto. Cualquier cosa que haya estado en tu escritorio por más de un año y que no haya sido usada o siquiera vista debe quitarse. Estas cosas afectan tu productividad en un nivel inconsciente. Presta especial atención a lo que está sobre, atrás y alrededor de tu pantalla.

5. Invasión de Post-its
¿Eres de las personas que anotan cada pendiente, por pequeño que sea, en un Post-it? ¿Atiborras tu espacio de trabajo con estos coloridos recordatorios? Ésta es una de las peores manías que puede haber. Además de que es altamente contaminante (¿y si mejor descargas una app que te recuerde tus pendientes?), crea un desorden visual que en nada contribuye a tu claridad mental.

Reemplaza los objetos “visualmente estorbosos” con otros que proporcionen el efecto contrario. Sustituye las cosas que te hacen sentir pesado, preocupado o culpable por algo que te inspire (por ejemplo, una fotografía, un paisaje o una planta). Tu escritorio debe reflejar las mejores cosas de tu vida.

¡Manos a la obra!

Lee Hecht Harrison lo asesora para que grupos e individuos aprendan a afrontar el cambio, fortalezcan su compromiso y mantengan la productividad. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí