SER PROACTIVO A QUE LAS COSAS SALGAN BIEN

0
263

Todo trabajo tiene un objetivo, el conseguirlo es nuestra meta. Proponemos algunas actitudes que nos pueden acompañar desde lo personal a lo laboral, que no son difíciles, pero que sí es importante tenerlas siempre presente.

Las personas que ven sus cualidades básicas como algo fijo creen que sólo el talento conduce al éxito. Y piensan que no importa lo duro que se trabaje, nunca mejorarán. Por otro lado, las personas que adoptan una mentalidad de crecimiento, creen que esas habilidades se pueden desarrollar a través de la dedicación y el trabajo duro. Así llegan al éxito.

Evitar la arrogancia, este rasgo le hace pensar a las personas que saben todo. Por lo tanto, es difícil que las personas que les rodean les ayuden a tener éxito. La gente exitosa, por el contrario, es capaz de reconocer que no sabe las cosas. Por eso se rodea de personas que los harán triunfar.

Propender a la adaptación, las personas exitosas se adaptan de forma rápida. Esta habilidad es, especialmente, importante para los líderes, pues es una parte clave de la agilidad de aprendizaje y un conjunto de cualidades que les permite a las personas permanecer flexibles y adquirir una diversidad de desafíos.

Si no estás dispuesto a cambiar tu punto de vista, nunca será capaz de hacer frente a los problemas que enfrentas.

Y por último, las personas exitosas siempre tienen la responsabilidad de sus acciones, ya sea buenas o malas, correctas o incorrectas. Aceptan la responsabilidad totalmente. Al contrario de las personas que suelen fracasar, quienes se esfuerzan mucho por nunca tener la culpa.

El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Desarrollo de Liderazgo, dirigido a líderes, futuros líderes y colaboradores, haciendo click aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here