TELETRABAJO Y LA MUJER

0
42

Las organizaciones modernas entienden que los empleados, en situaciones especiales de su vida, necesitan sentirse valorados realmente por sus organizaciones de forma personalizada y no global. El mejor ejemplo son las mujeres que están embarazadas, en período de excedencia o que dieron a luz hace poco tiempo; todas esperan de su empresa algo personal y un beneficio como el Teletrabajo es la mejor manera de demostrarlo.

Por motivos culturales, las mujeres que trabajan en las organizaciones están más expuestas que los hombres a un mayor estrés, por la necesidad de conciliar la familia con el trabajo; un buen ejemplo de ello es que la mayoría de las mujeres que están en carrera gerencial tienen que decidir entre mantener su carrera profesional y la familia.

Las mujeres que pueden optar por las políticas de flexibilidad laboral como el Teletrabajo perciben esta posibilidad como muy favorables por que les permiten disponer de más tiempo familiar reduciendo así la sensación de doble jornada laboral que muchas veces exige un puesto gerencial. Tanto el trabajo como la familia requieren tiempo y energía y más aún cuando existen grandes distancias entre el hogar familiar y la oficina laboral.

Para las mujeres el teletrabajo es considerado como parte de su salario emocional: el Teletrabajo surge como una posibilidad de pasar más tiempo con los afectos, educando a los hijos el tiempo necesario y no el que sobra. No podemos aceptar que exista una vida laboral y una vida familiar: vida hay una sola y el teletrabajo lo hace posible.

En Lee Hecht Harrison, desarrollamos mejores líderes para transformar el negocio y el valor de la marca personal. Haga click aquí para más información.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here