Trabajar desde casa puede ser algo maravilloso cuando es lo que quieres, pero como todo, no a todo el mundo tiene porqué gustarle, algunos quieren poder tener esta opción laboral, a otros sin embargo se la imponen cuando no está de acuerdo.

Tanto para unos como para otros son válidos estos trucos pues todos podemos tener nuestros momentos:

1- Tu gran aliado, la música

Bien es cierto que no a todo el mundo le gusta escuchar música o si quiera trabajar música, pero suele ser una gran forma de concentrarse, y sobre todo de tener una dinámica de trabajo dependiendo del estilo que escuchemos, ¿has pensado alguna vez porqué ponen música en muchos centros comerciales? pues para que la gente no tenga esa sensación de aburrimiento… y mantenga su cabeza activa con todas las posibles compras que tiene a su alcance. También es una buena herramienta para evitar la sensación de soledad al estar todo en completo silencio.

2- Organízate bien

Cada semana o incluso cada semana deberías intentar pensar que obligaciones tienes o cuales pueden surgir, intentando tener cada vez más hueco por si sufren imprevistos tanto a nivel profesional como personal. Ponte una lista de tareas y se estricto con ellas, a medida que las vayas realizando vas a sentirte mucho mejor y si encima lo haces mejor de lo que pensabas trabajarás con más ganas al día siguiente si encima tienes que pensar todo el trabajo que no hiciste el día anterior…

3- ¿Te has portado bien? ¡Te mereces un premio!

Una vez has completado algunas tareas fíjate algún premio, si es algo de comer intenta tener cabeza para no caer en malas tentaciones que te pueden pasar factura con el tiempo, navega un rato, actualiza tu red social o tomate un café leyendo las noticias. Lo que se te ocurra pero tampoco vayas a exagerar y te veas la trilogía del señor de los anillos versión extendida

4- Si te sientes agobiado…

Tómate un respiro, incluso sal un momento a la calle, pero intenta no encender la televisión salvo que sepas controlarte, puede ser tu trampa y echar a perder el día para luego estar más agobiado.

5- Tu lugar de trabajo, tu templo

Tener toda la mesa llena de hojas de papel o restos de comida…¿ tiene algo de bueno o saludable? impide que nos movamos, si vas a poner otra cosa tenemos que estar pendientes de no mancharlo, perderlo o que se caiga todo…. es un ejemplo un poco exagerado… pero si tienes tu mesa desordenada y sólo te parece eso, espera unas semanas…

6- No siempre trabajes en el mismo lugar

¿Pero porqué vas a hacer eso? necesitas conexión a Internet, estar localizado, tu ordenador y…. prácticamente nada más, no hay ninguna regla que en principio establezca que tengamos que estar dentro de casa, si hace un día soleado quizás vas a estar genial en la terraza o jardín tomando algo.

7- Comunícate

Ayuda a evitar la soledad. Muchas empresas tienen un sistema de mensajería y es bueno relacionarte con tus compañeros, tanto si es de tu área como si no, nunca se sabe cuando necesitamos un favor.

8- Hay alguien que te vigila si trabajas… ¡tú mismo!

Tienes que ser tu propio jefe, tienes tareas que realizar o temas a mejorar y debes imponertelo, ten en cuenta que ahora para ascender o cobrar más va a haber más competencia. Olvida la idea de que nadie te vigila y puedes hacer lo que quieras, porque si lo haces quizás otro acaba ocupando tu lugar.

Lee Hecht Harrison lo asesora para que grupos e individuos aprendan a afrontar el cambio, fortalezcan su compromiso y mantengan la productividad. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí