En muchas ocasiones, los procesos de selección cuentan con muchas fases. Una primera criba puede ser la entrevista telefónica, las dinámicas de grupo o los test psicotécnicos que, junto con la entrevista personal, forman todo el proceso de selección.

Quiero dejar claro que este tipo de test no van dirigidos a valorar tu salud mental o si eres buena o mala persona. Consisten básicamente en una evaluación psicológica que tiene por fin determinar el perfil del solicitante y valorar si es compatible o no con el puesto. Existen dos tipos de test psicotécnicos: los de personalidad y los de aptitudes.

Test de personalidad

Analizan los comportamientos de la persona entrevistada en situaciones laborales, como la iniciativa, trabajo en equipo, empatía, adaptación a los cambios, etc.

No hay una única respuesta correcta y válida, sino que se busca que elijas entre las opciones para que así se defina tu perfil de una forma más detallada y así ver si se adecua al puesto. Suele haber tres alternativas de respuesta: los dos extremos y una tercera respuesta para indecisos.

Los expertos recomiendan evitar siempre que se pueda la opción de la indecisión, ya que además de no dar una imagen real de ti, provocará que te consideren una persona insegura.

Test de aptitudes

Miden las capacidades intelectuales de la persona, como la inteligencia general, la memoria, la percepción o la atención. Pueden ser de destrezas verbales, numéricas, diagramáticas, mecánicas, de inteligencia general, memoria, percepción, atención o razonamiento lógico y tendrán en cuenta el rendimiento, la precisión, la rapidez, el estilo de respuesta, la aptitud verbal (definiciones, uso de sinónimos o antónimos, analogías, comprensión verbal, frases desordenadas…), numérica (ejercicios que establecen sumas, restas, multiplicaciones, divisiones, fracciones, ecuaciones…) o la orientación espacial (rotación de figuras, la construcción de modelos, etc.).

Como regla general, los test psicotécnicos tienen un límite de tiempo para realizarlos, por lo que otro factor a tener en cuenta es la rapidez de respuesta.

Los test psicotécnicos, siempre suelen dar lugar a tensión, porque uno tiende a pensar que lo mejor es contestar lo que el empleador quiere escuchar, pero las dudas empiezan a surgir cuando te hacen una misma pregunta de varias formas diferentes y ya no te acuerdas lo que habías contestado la primera vez…

CEF, ha publicado unos consejos que te ayudarán a superar los test psicotécnicos:

•Se ambicioso. Recuerda que estás compitiendo. Para aprobar una oposición o superar un proceso de selección no basta con hacer bien el examen, además debes obtener mejor puntuación que el resto de aspirantes. No te des por satisfecho con “cumplir el expediente”, intenta conseguir el máximo resultado.

•Practica mucho. Muchas personas se sienten desconcertadas la primera vez que se enfrentan a un test psicotécnico, y eso merma su rendimiento. Elimina el factor sorpresa. Practique los test con la ayuda de diversos ejercicios que están en el mercado, y con la práctica, los resultados pueden mejorar en torno a un 30%.

•Confía en tí mismo. La autoconfianza se relaciona con la autoeficacia. No acudas a la prueba con una actitud negativa ni te des por vencido antes de comenzar. Controla los nervios y convéncete de que puedes superar el test.

•Acude a la realización de la prueba con tiempo, descansado y relajado. Duerme el tiempo suficiente la noche anterior, ingiere comidas de fácil digestión, pasea un rato antes del examen y evita los estimulantes como café, alcohol o medicamentos.

•Escucha y/o lea con atención las instrucciones que preceden a cada test y asegúrate de que las has entendido correctamente. Antes de comenzar a responder debes tener claro qué tienes que hacer.

•Antes de comenzar, echa un vistazo general a toda la prueba. Así te formarás una idea aproximada de su extensión, contenido y dificultad. Esto te ayudará a distribuir correctamente tu tiempo y a acomodar la velocidad de respuesta en función del mismo.

•Trabaja sin interrupción ni distracción. Los test de aptitudes tienen un tiempo limitado de realización: comienza a trabajar cuando den la señal y no pierdas tiempo. No te desanimes si al cumplirse el tiempo concedido no has respondido a todas las preguntas, ya que los test están preparados para que sólo un 3% de los candidatos pueda responder a todas las cuestiones.

•Si una respuesta se te resiste, déjala. No dediques mucho tiempo a ninguna pregunta, ya que todas las respuestas tienen el mismo valor. Por intentar conseguir un punto puedes perder varios. Si al final del ejercicio te sobra tiempo, intenta de nuevo resolver las cuestiones que habías dejado sin responder.

•Procura no equivocarte en tus respuestas, ya que habitualmente los errores descuentan. Generalmente, cada acierto suma un punto, y cada error resta 0,33 puntos. Por lo tanto, es preferible dejar una pregunta sin responder que responderla al azar.

•En los cuestionarios de personalidad, se sincero, no intentes dar una imagen falsa. Estos suelen llevar incorporada una escala de sinceridad y es lo primero que el examinador leerá. Si no llega a cierto nivel, no seguirán leyendo el resto de respuestas, ya que considerarán que no has sido sincero y que por tanto tus resultados no son válidos.

La búsqueda de empleo puede ser muy estresante. Para ayudarlo en el proceso, Lee Hecht Harrison puede brindarle asesoramiento personalizado de máxima calidad para el desarrollo de su carrera. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí