CUANDO EL JEFE ESTA DE MAL HUMOR…

0
206

Las horas de oficina implican convivencia con otras personas y en consecuencia la posibilidad de conflicto existe. A modo de ejemplo planteamos ciertas recomendaciones para la relación “jefe y empleado”, pero también se pueden extender a las relaciones con otras personas en el ámbito laboral.

Mantén la calma
Aunque tu jefe esté insoportable, no debes perder ni la calma ni la cordura. A veces es complicado, pero si te pones a tu altura, lo que es un simple cambio de humor puede acabar convirtiéndose en una discusión. Además, una disputa puede afectar a la productividad y eso siempre será, no te quepa duda, culpa del empleado.

No lo tomes como algo personal
La mayor parte de los jefes temperamentales no dicen las cosas con ánimo de ofender a los empleados en sí, sino que sueltan una retahíla de cosas a veces provocada por la propia tensión. Trata de no tomarte sus broncas como ataques personales, sino como cuestiones laborales.

Elige el momento adecuado para hablar
No esperes a los últimos minutos de la jornada para hablar con tu jefe, en este momento ya se encuentra pensando en otras cosas, además, si ya lo has hecho antes y sabes que lo pone de mal humor, entonces busca otro momento para hacerlo.

Lee Hecht Harrison ARGENTINA lo ayuda a generar un verdadero compromiso entre su gente y su estrategia de negocios para aumentar la productividad, la rentabilidad y la satisfacción del cliente. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí