DEL DEPORTE A LA EMPRESA

0
206

“Mens sana in corpore sano”, Juvenal

El contacto con las práctica deportivas se ha globalizado como resultado de los avances tecnológicos de la comunicación y estos nos proporciona un conocimiento de aprendizaje de las estrategias que se aplican para el desarrollo de los equipos en los diferentes deportes.

“El rugby como deporte nos regala, dice Francisco Carrio, conceptos que podemos aplicarlos para aplicarlo en nuestro día a día, tanto en la vida personal como en la laboral.”

1. El trabajo previo es más efectivo: uno de los mantras de todo equipo es: “el partido comienza en el entrenamiento”. Tan obvio y aun así nos olvidamos. Pero no hay forma de hacer una buena performance sin trabajar a conciencia. La preparación es la única receta para lidiar con los imprevistos.

2. El talento es parte del equipo: no hay que ser un experto para saber que los mejores equipos no tienen por qué ser los más talentosos sino los más organizados. Esto es todavía más evidente en un deporte complejo como el Rugby. El talento es importante pero no sirve de nada sin una estructura donde todo el mundo conoce su rol. Esto es relevante para los organizadores de eventos, esos “one man show” que intentan hacerlo todo solos. Delegar y formar equipos de trabajo es tan importante como tener un gran talento creativo.

3. La cultura es todo: en un deporte complejo, donde la unidad y cohesión entre los jugadores es fundamental, no es de extrañar que los entrenadores de rugby machaquen mucho para crear una cultura de equipo relajada y divertida. En toda organización es importante fomentar una cultura de trabajo, pero siempre debe haber espacio para conocerse a nivel personal y llevar las relaciones a otro nivel. ¿Sabes cómo generar esa atmósfera relajada en tu equipo?

4. Tu magia es única: en un deporte tan variado como el rugby, los equipos suelen tener características muy diferentes. Eso hace que no exista una “fórmula del éxito” única y sagrada. Cada equipo debe encontrar su mayor fortaleza, centrarse y crear una identidad alrededor de ésta. Cuando intentas copiar la fórmula de otro, esa falta de identidad al final se traslada al campo de juego. En los eventos hay que encontrar ese “algo” que nadie más tiene y que te distingue como oferta a los ojos del público.

5. Aprender es todo: el análisis post-partido es clave en el rugby. Se revisan grabaciones y los jugadores reciben feedback sobre cómo hacerlo mejor la próxima vez. ¿Qué salió bien y qué podemos mejorar? Los eventos, cuando no son continuos, tienden a terminar sin que exista un proceso de análisis de todos los aspectos para crecer semana tras semana y así alcanzar otro nivel de organización, promoción y ventas.

Lee Hecht Harrison ARGENTINA ayuda a dar el próximo paso mediante estrategias, planificación y tácticas; desarrollando habilidades fundamentales que, al ejecutarlas en forma efectiva, logramos que la persona avance en su carrera hacia una posición en la que se encuentre satisfecha y realizada. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí