La mayoría de la gente tiene una concepción equivocada sobre lo que debe hacer en una entrevista de trabajo: algunos creen que es una suerte de prueba y, para superarla con éxito, hay que responder correctamente a todas las preguntas; otros imaginan que lo importante es descubrir la pasión oculta del entrevistador. Pero ninguno de estos enfoques logrará acercarlo al trabajo deseado; la clave de la buena entrevista laboral está en los siguientes dos objetivos:

1. Entablar una relación de confianza con el entrevistador.

2. Transmitirle algunas ideas claras sobre lo que uno le puede aportar a la compañía. Dicho de otro modo: hay que descubrir la manera de “alinearse” con el entrevistador y con la compañía. Por ende, es recomendable empezar por investigar todo lo posible sobre ambos.

La mayoría de los entrevistadores avanzan a tientas: formulan algunas preguntas triviales y, al final, se guían por el “sentimiento” que les despierta el entrevistado. Por eso, es importante transmitirle una buena impresión. ¿Un consejo? Muéstrese confiable. Actúe de forma cómoda, segura y amigable y reproduzca el lenguaje corporal del entrevistador, en especial cuando es abierto con usted. Detecte los puntos en común y hable sobre esas similitudes: su lenguaje corporal imitará, de manera natural, al de su entrevistador. Pero no se conforme con descubrir los equipos deportivos favoritos; identifique las experiencias y pasiones compartidas: ¿estuvieron de vacaciones en Aruba? ¿Cómo fue la experiencia? ¿Qué sintieron durante esas vacaciones? Mejor aún es descubrir los intereses laborales similares: ¿tienen pasión por ordenar el desorden?; ¿prefieren hacer listas de cosas por hacer o resolver las situaciones de manera espontánea, como vayan surgiendo?

Estos temas no se pueden preguntar directamente, sino que deben descubrirse a través de anécdotas, ejemplos y relatos que revelen el pensamiento del entrevistador. En síntesis: hay que entrevistar al entrevistador.

El aporte personal

El CV resume los logros pasados, pero lo que uno debe comunicar es la manera en que podría ayudar a la compañía en el futuro. El punto de partida es investigar qué puede aportar usted y, luego, vincular esas ideas con experiencias anteriores similares. Tales experiencias deberían elegirse con cuidado: no hay nada de malo en mencionar los triunfos deportivos escolares siempre que puedan relacionarse con el puesto a cubrir (y evite el cliché de referirse exclusivamente al trabajo en equipo).

En una entrevista laboral, las apuestas son altas; por eso, su relato debe cumplir con, al menos, dos objetivos. Por un lado, ilustrar lo que usted hará por la compañía si es contratado; por el otro, debería transmitir un “contenido emocional” que demuestre que usted es un trabajador leal, confiable y con gran capacidad de trabajo. También debería preparar un relato que ilustre algún fracaso en su trayectoria. ¿La razón? Algunos entrevistadores podrían preguntar ese tema directamente y, si no está preparado para este interrogante, su respuesta podría dañarlo más que favorecerlo. Pero, además, el mensaje implícito ‹que usted es capaz de admitir sus errores y aprender de ellos‹ es valorado por algunos responsables de evaluar a los aspirantes. Por último, prepare algunas preguntas específicas para el entrevistador: ¿cuál era el criterio que impulsó cierta campaña de marketing o un lanzamiento de producto?; ¿en qué medida la visión de la compañía está alineada con sus actividades en curso?

Y siempre tenga a mano preguntas como las siguientes:

¿Qué constituiría un “éxito” en este trabajo?
¿Cómo detecta que ha triunfado?
¿Podría darme algunos ejemplos de éxitos anteriores?
¿Cómo fue recompensado el empleado responsable del triunfo?
¿Podría darme el ejemplo de una equivocación importante cometida por algún miembro del equipo?
¿Qué pasó? ¿El empleado fue castigado?

Algunas recomendaciones finales: no haga demasiadas promesas, pero tampoco se muestre tímido; adopte la mentalidad adecuada y su lenguaje corporal emitirá los mensajes de confianza apropiados. Si concurre a la entrevista sabiendo qué puede hacer usted por la compañía, conseguirá la propuesta deseada y la decisión final quedará en sus manos.

La búsqueda de empleo puede ser muy estresante. Para ayudarlo en el proceso, Lee Hecht Harrison puede brindarle asesoramiento personalizado de máxima calidad para el desarrollo de su carrera. Haga click aquí para más información.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here