Los estudios que analizan las mentiras en los currículos muestran que las falsedades en éstos no han parado de crecer. En 2011, algunas investigaciones ya mostraban que un 40% de los currículos contiene datos erróneos, o falsos. Dos años más tarde, una investigación de TalentWise concluía que los perfiles entre 18 y 34 años son los más proclives a falsear datos en su vida laboral. Y en 2016, la consultora Risk Advisory Group cifraba en un 70% el porcentaje de CV que contiene falsedades e imprecisiones, frente al 63% de 2015. El HireRight’s 2017 Employment Screening Benchmark Report aseguraba que un 85% de los candidatos suele mentir en el currículo. Ron Friedman, el psicólogo autor del bestseller mundial The Best Place to Work, afirma en su libro que “el 81% de la gente miente durante uno de los principales filtros para detectar las falsedades, como es la entrevista de trabajo”.

Lo cierto es que el CV es todavía una herramienta potente de trabajo para los reclutadores. Pese a que éstos decidan seleccionar usando canales como LinkedIn, Facebook, o Twitter, este cambio en la difusión de la oferta no tiene por qué anular el CV eficaz, que es el que valora sobre todo la trayectoria profesional y las referencias; el que ofrece posibilidades de diferenciación y habla acerca de a qué se ha enfrentado el candidato y cómo es en realidad, qué hizo en sus anteriores trabajos y cuáles han sido sus logros verdaderos. Los reclutadores buscan sobre todo información acerca de la cualificación para ese puesto concreto (61%); sobre la vida y actividad online del aspirante (50%); o acerca de lo que otra gente dice acerca de ese candidato (37%).

Esta nota publicada en Expansión concluye: Por si todas las prevenciones no fueran suficientes para asegurar la veracidad de lo que se afirma en el currículo, la posibilidad de utilizar la tecnología blockchain para certificar nuestra trayectoria académica y profesional puede añadir más garantías acerca de quiénes somos, qué hemos estudiado o qué hemos hecho. Con esta tecnología, los reclutadores no tendrán que acudir a las redes sociales para comprobar los datos que proporcionan los aspirantes a un puesto, y así las mentiras en los currículos tendrán todavía menos sentido. Esta identidad digital soberana es inviolable e incluye nuestro perfil de salud, de ciudadano, y también la formación académica y la vida laboral.

En Lee Hecht Harrison ARGENTINA asesoramos a los individuos en el desarrollo de su carrera dentro de la organización o en su etapa de transición hacia nuevas oportunidades de empleo. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí