JACK NILLES: LAS REGLAS DE ORO DEL TELETRABAJO

0
39

En los años 70 el físico Jack Nilles (considerado el “padre” del teletrabajo) , durante la crisis del petróleo crea e implementa el modelo de teletrabajo en una aseguradora en 1973, a partir de terminales sencillas a estaciones remotas de la sede principal. Suideanació de investigaciones sobre el impacto que tendría la información en la sociedad y como optimizar los recursos no renovables, con el objetivo de ahorrar energía evitando desplazamientos que provocaran consumos derivados del petróleo.

Jack, consideraba que las personas podían trabajar usando las comunicaciones remotas, basadas en la tecnología para evitar desplazamientos. Hacía los años 80, el desarrollo tecnológico conduce a un paso importante en la disposición del teletrabajo en las empresas. Algunos países europeos, deciden adoptar el nuevo modelo para equilibrar las altas tasas de desempleo y fomentar la apropiación de las nuevas tecnologías.

Las empresas descubrieron que el teletrabajo ofrece ciertos beneficios que aportan a la organización y a los empleados. Las tecnologías digitales y las telecomunicaciones son de gran ayuda en el diseño, la fabricación, el marketing y en el manejo gerencial de un negocio, generando rentabilidad y rendimiento en lo que se refiere a la reducción de costos y mejoras en la productividad; por la flexibilidad y descentralización en la organización.

Por orden de importancia, destaco los siguientes.

En primer lugar, tiene que ser un trabajador de la información (tener un trabajo que lidie, sobre todo con información) y la actividad que desarrolle tendrá que ser, al menos parcialmente, independiente del lugar donde se realice. Esta última parte es dura de roer para mucha gente. Muchos piensan que, para ejecutar un trabajo, es preciso estar presente físicamente en el lugar. El control presencial y los hábitos de oficina son una enfermedad.

En segundo lugar, el candidato tiene que saber cómo hacer el trabajo prescindiendo de la ayuda constante de otros.

En tercer lugar, tiene que ser una persona autodisciplinada en lo que respecta a los plazos de entrega de los trabajos. Note que no hablé de poseer lo último en tecnología. La tecnología de punta “high-tech” no siempre es necesaria para el teletrabajo.

De lo expuesto surgen las Reglas de oro del Teletrabajo:

1 – Fuerte automotivación: Sin automotivación, lejos del ambiente tradicional de la oficina, el teletrabajador es más proclive a las distracciones y a la dispersión. Por otro lado, la sensación de aislamiento puede afectarlo psicológicamente y desmotivarlo.

2 – Autodisciplina: La automotivación sin disciplina no da resultados. Como el ambiente del teletrabajo no está sujeto al control físico y visual de la oficina tradicional, la autodisciplina es fundamental.

3 – Competencias y preparación: El candidato a teletrabajador tiene que tener, naturalmente, las competencias necesarias para la actividad en cuestión y, además, saber funcionar en este sistema, o aprenderlo antes de comenzar a trabajar en esta modalidad.

4 – Flexibilidad y espíritu de innovación: Quien tenga dificultades para adaptarse a las nuevas situaciones no es un buen candidato para el teletrabajo.

5 – Formas de sociabilización: El teletrabajo coloca restricciones a la sociabilización cara a cara. No todas las personas se adaptan. Los ultra-extrovertidos, generalmente, no lo consiguen. Es necesario crear situaciones de socialización entre los teletrabajadores. Son aconsejables soluciones mixtas (part-time en casa y en la oficina, o en centros de teletrabajo), o fomentar el encuentro entre teletrabajadores y clientes.

En Lee Hecht Harrison asesoramos a los individuos en el desarrollo de su carrera dentro de la organización o en su etapa de transición hacia nuevas oportunidades de empleo. Haga click aquí para más información.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here