Para muchos, el teletrabajo era una modalidad lejana en sus vidas laborales. Sin embargo, dado los acontecimientos más recientes ésta se ha hecho realidad debido a la necesidad del aislamiento social. Y es que gracias a los avances tecnológicos, y a los procesos de transformación digital de varias naciones, esta forma de trabajo podría ser el punto de quiebre en el cumplimineto de objetivos de las compañías.

Compórtese como si siguiera yendo a la oficina: Levántese de la cama y arreglese como lo haría habitualmente. Saltar de la cama al computador no es recomendable pues confundirá espacios de descanso con espacios de trabajo.

Destine un espacio de su casa como oficina: Adecúe una habitación para trabajar, así no utiliza los espacios de descanso como escritorio principal.

Trabaje por objetivos: Fije un horario de trabajo para cumplir objetivos semanales, y asi evitar que su carga laboral aumente. Para hacerlo, coordine reuniones de liderazgo donde se establezcan objetivos y tareas semanales para cumplirlos.

Establezca su jornada laboral: No tiene por qué ser la misma hora en que lo hacen sus colegas. Fije los horarios en los que es más productivo para desarrollar tareas difíciles, y las horas menos productivas en tareas menos complicadas.

Involucre a su familia en el cambio: Ésta modalidad cambia la rutina no solo de los colaboradores sino también de sus familias y las personas con quienes conviven. Por ello es importante compartir la planificación para poder diferenciar los momentos de trabajo de los de esparcimiento.

Sea maduro laboralmente: Muéstrese interesado. Manténgase en línea, cumpla con las entregas y comuníquese constantemente con sus jefes y equipo.

Limite el uso de redes sociales: El uso excesivo de redes sociales puede jugarle una mala pasada en términos de productividad.

Si el teletrabajo es lo suyo, perfílese para ello: Ésta situación eventualmente pasará y la experiencia será la encargada del cambio, o no. Por ello, demuestre a sus líderes que es una persona con capacidad de autogestión.

Aproveche el tiempo que ahorrará en desplazamientos: En promedio una persona se demora dos horas en traslados, las cuales en una semana son 10, en el mes 40 y en el año más de 400 horas libres gracias a que no tendrá que transportarse a ningún lugar. Planifique esas horas para invertirlas en su bienestar, mas no en trabajo.

Utilice herramientas tecnológicas de acuerdo a cada tarea: Existen múltiples herramientas tecnológicas que lo pueden ayudar en el desarrollo de tareas diarias.

Lee Hecht Harrison ARGENTINA lo ayuda a generar un verdadero compromiso entre su gente y su estrategia de negocios para aumentar la productividad, la rentabilidad y la satisfacción del cliente. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí