UNA ETAPA DEL DESARROLLO PROFESIONAL: EL MANDO MEDIO

0
111

Justamente por su condición de estar en el “medio”, estos mandos deben reportar y cumplir con sus superiores (gerentes y directores) pero también gestionar, escuchar, conducir y liderar a los colaboradores que forman parte de sus equipos.

Y si bien son clave para el negocio, los expertos advierten que muchas veces las empresas los sobrecargan de tareas y exigencias sin darles muchas concesiones a cambio.

La experta en RR.HH. María Eugenia Córdova enumera una serie de funciones y tareas que actualmente las empresas les exigen a sus mandos medios entre ellos:

Capacidad de rápida adaptación a los cambios de escenario.

“Quienes ocupan estas posiciones deben acomodarse a entornos cambiantes y a su vez, contagiarle esa flexibilidad al equipo y llevar a sus reportes por el nuevo camino. Y todo esto sin descuidar los objetivos y la gestión diaria”.

Alineación, pero con un plus

“No sólo tienen que vivir ese alineamiento sino también contar con capacidad para trasmitirlo. Deben sostener, acompañar y despertar la motivación de sus equipos para lograr los resultados.

Gestionar grupos diversos, de personas diferentes en término etáreos, de género, de formación, y que a su vez vienen de experiencias laborales distintas.

Capacidad de trabajo en equipo con el resto de los mandos medios en forma complementaria y sinérgica.

Capacidad para gestionar conflictos -inevitables en cualquier grupo de trabajo- eficientemente, y con el menor costo y ruido posible para la organización.

Alta tolerancia a las presiones, tanto desde arriba como las que reciben de sus subordinados.

Capacidad estratégica

Si bien es inferior a la que se requiere a los gerentes, los jefes deben, al menos, tener un manejo del mediano plazo sin perder de vista la operación, el día a día, y todo aquello que tengan que resolver desde su lugar táctico.

Protagonismo y proactividad. Es importante que se hagan cargo de los proyectos que propongan pero, al mismo tiempo, que sepan subirse a iniciativas propuestas por otros.

A su vez, se deben poder correr para darle mayor visibilidad a las personas que integran sus equipos cuando sea necesario y apoyarlas desde un lugar más marginal.

No obstante, para que estos mandos medios puedan desarrollarse y cumplir con todas las expectativas y requerimientos que les hacen las empresas, tienen que estar acompañados por liderazgos activos, por personas entrenadas que puedan guiarlos, que estén a su disposición pero sin invadirlos, que permitan que propongan e incluso se equivoquen.

Lee Hecht Harrison ARGENTINA lo ayuda a generar un verdadero compromiso entre su gente y su estrategia de negocios para aumentar la productividad, la rentabilidad y la satisfacción del cliente. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí