La inteligencia emocional es el adecuado manejo de las emociones. Daniel Goleman la define como la capacidad de motivarnos a nosotros mismos, de perseverar a pesar de las posibles frustraciones, de controlar los impulsos, de regular nuestros propios estados de ánimo, de evitar que la angustia interfiera con nuestras facultades racionales, de empatizar y confiar en los demás.

Constituye un conjunto de habilidades que puedes llegar a dominar con maestría. El grado de dominio que alcances sobre estas habilidades resulta fundamental para los negocios, ya que te permiten sintonizar con los sentimientos de las personas que te rodean y poder manejar de manera óptima los desacuerdos.

Los beneficios son:

1. Mayor consciencia de ti mismo

La consciencia de ti mismo te llevará al autocontrol, el cual te permite tranquilizarte de manera más rápida en caso de experimentar emociones intensas. De igual manera; te ayudará a encontrar soluciones a los problemas de manera más efectiva.

2. Mejor empatía

El desarrollo de la empatía te ayuda a crear consciencia de la influencia o impacto que pueden tener tus palabras. De igual manera te ayudará a ser más tolerante con respecto a ideas que sean opuestas a las tuyas.

3. Aumento de la capacidad de automotivación

La capacidad para automotivarte es otro beneficio que obtienes al desarrollar tu inteligencia emocional. Esta habilidad es fundamental en empresarios y emprendedores.

Lee Hecht Harrison ARGENTINA lo ayuda a generar un verdadero compromiso entre su gente y su estrategia de negocios para aumentar la productividad, la rentabilidad y la satisfacción del cliente. Haga click aquí para más información.

deja una respuesta

Ingrese su comentario
Ingrese su nombre aquí